Fusión de la CNB y CNV

​​​

El 28 de abril de 1995, el Congreso de la Unión aprobó la Ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (LCNBV), consolidando en un sólo órgano desconcentrado, las funciones que correspondían a la Comisión Nacional Bancaria (CNB) y a la Comisión Nacional de Valores (CNV). 

La CNBV nace con el mandato de supervisar y regularlas entidades que conforman al sistema financiero mexicano, a fin de procurar su estabilidad,  correcto funcionamiento, mantener y fomentar el sano y equilibrado desarrollo del sistema financiero en su conjunto, y proteger los intereses del público. 

A su vez, la CNBV conserva plenamente las facultades de autoridad que tenían las Comisiones fusionadas, complementándolas con el establecimiento de programas preventivos y de corrección para  eliminar irregularidades en las entidades supervisadas. 

Adicionalmente, a la Comisión se le otorga la facultad de dictar normas prudenciales orientadas a preservar la liquidez, la solvencia y la estabilidad de los intermediarios. Tales regulaciones prudenciales son, entre otras, las que se refieren a diversificación de riesgos, capitalización y creación de provisiones preventivas.

Mediante estas herramientas, la CNBV se erigió como una autoridad fuerte, confiable, creíble y segura;  en los siguientes años desarrolló métodos de regulación y supervisión, que han dado solidez al sistema financiero mexicano, lo que se refleja en los altos índices de capitalización, y que también han permitido enfrentar diversas crisis mundiales. 


 


 

 

Última modificación: 18/07/2014

​​